Archivo de la categoría: Nuestras cosas

Cómo sobreviví a bachillerato (pt. 1)

Hola amig@s, creo que ha pasado casi un año, si no uno entero, desde la última vez que me pasé por aquí y publiqué algo 😅 Y es que, estos dos últimos años, la verdad es que han sido un lío constante.

Ahora habiendo dejado una de las etapas más estresantes de mi vida, y ojalá fuese la única, y más relajada, con un heladito en la mano y tomando la sombra bajo el toldo, puedo finalmente ponerme a escribir y contaros la historia de estos dos últimos años, para poder compartiros mis errores y mis truquitos, que nunca están de más para aquellos que ahora empiezan con esta etapa llamada: BACHILLERATO.

Cómo sobreviví a bachillerato (pt.1)

Lo cierto es que, para empezar, un consejo: no lo veáis como una pesadilla o lo peor a lo que os vais a enfrentar; no sois Don Quijote y bachillerato no es un gigante. Es cierto que nadie quiere volverse a someter a bachillerato, pero eso no significa que no se pueda hacer.

Esto podría sonaros raro a algunos: “¿Por qué dice esto de que asusta mucho y de no poderlo hacer y blablabla?” Muy fácil: el otro día, una chica que acaba de terminar cuarto ha decidido no hacer bachillerato porque dice que hay mucho que estudiar, que no lo va a aprobar… Claro, es que si entras con esa mentalidad, no consigues ni subir las escaleras hasta tu aula.

En fin, esto lo he querido dejar claro porque es muy importante nuestra actitud y nuestras expectativas. Y así, empieza mi historia:

Mis expectativas:

Cuando empecé bachillerato entré un poco asustada. Estaba en una clase en la que conocía a dos de los más de 25 que éramos (de manera cercana, quiero decir), con unas asignaturas nuevas de las que no había oído hablar en mi vida (de las cuales hablaré ahora un poquito), empiezas a oír hablar que si la EvAU p’arriba, que si la EvAU p’abajo (para aquellos que me leen de fuera de España, es un examen que hacemos al terminar los dos años de bachillerato, cuya nota define nuestra entrada o no en la Universidad, y nos examinamos de todo lo que demos en el último curso de determinadas asignaturas)… Así que iba asustada. Pero yo soy muy, a veces demasiado, exigente conmigo misma. Así que me puse de límite tener una media de sobresaliente; esa era mi expectativa realista… 🙄

Mi modalidad y mis asignaturas:

Yo escogí hacer el Bachillerato de Ciencias y Tecnología, o Bachillerato de Ciencias de Ingeniería. ¿La razón? 1) Dicen que desde este bachillerato normalmente puedes luego estudiar cualquier cosa excepto las carreras de ciencias de la salud y biología, y 2) porque quería estudiar Matemáticas, y con este bachillerato puedes aplicar a ello.

En cuanto a mis asignaturas, eran: Lengua, Matemáticas, Inglés y la alternativa de religión, que en mi caso fueron clases de estudio individual (aka: “haz lo que quieras”). Esas eran las que llevas dando toda tu vida. Las nuevas: Dibujo Técnico, Física y Química, Filosofía y TIC.

Dibujo Técnico: de verdad que antes creía que era hacer líneas y punto. ¡Ay de mí! Ojalá hubiese sido sólo eso… Creo que fue una de las asignaturas que más tuve que estudiar, pero que finalmente más he disfrutado, y que como ya os explicaré, me es muy útil ahora mismo. Esta asignatura, para estudiar matemáticas no pondera, es decir no te sirve de nada, pero yo, muy inteligentemente, no tuve ni idea hasta final de curso, así que bien por mí ☺️🔫 Sin embargo, la profesora fue una de las mejores profesoras que he tenido en mi vida.

Física y Química: eeeeeeh… sin palabras. Esta asignatura fue absolutamente autodidacta, porque para los profesores que tuve, como si no los hubiese tenido. Pero tuve una nota final alta, así que me sentí muy orgullosa por mí. Lo mejor fueron los profesores y sus comentarios: “Julia ha aprovechado a lo largo del curso muy bien las clases”.

¿Perdona? En tus clases jugaba al Candy Crush y al Clash Royale, tus clases no han tenido nada que ver con ese nueve que aparece en el boletín… 😒

Filosofía: Madre mía, qué tostón… a mí me encantan las clases prácticas, pero las teóricas… mátame. Así que esta asignatura se me hizo súper cuesta arriba, pero la logré sacar con buena nota 💪🏻 (aunque el profesor me regaló un punto, y le di un abrazo por ello 😌)

TIC: Con deciros que aún no sé que significan siquiera las siglas, creo que lo digo todo 🤷🏼‍♀️ Iba de programación, y ordenadores, y que hicimos un examen en el que toda la clase sacó un 9 de mínimo, excepto yo, que saqué un 5. No mi mejor asignatura.

En cuanto a las de siempre, nada a resaltar, excepto: Matemáticas. La asignatura que más me importaba (recordemos que mi carrera era Matemáticas… 🤦🏼‍♀️), y que fue horrible. Tuvimos en el primer trimestre, dos profesoras, en el segundo otras dos, y en el tercero una. Tuvimos que ir acomodándonos a su paso, y fue un lío. Pero salimos adelante.

Cómo me organicé:

A la hora de hacer Bachillerato, la organización es fundamental. Y yo lo hice fatal. Algunos casos fueron por ejemplo: Filosofía. Me la estudiaba el día anterior siempre, y claro, estaba más estresada que el fontanero del Titanic. Hubo un día, que fue el peor y que me arruinó toda la nota de filo, porque comíamos a las 14:00, y tenía el examen a las 15:15. A las 14:30 empecé a estudiar. He de admitir que tengo la suerte de retener mucho, entonces mientras que en todos los otros exámenes sacaba de media un 9, en este saqué un 7. Y eso hizo que la nota de filosofía de todo primero de bachillerato se me quedase en un 8, cuando yo necesitaba el sobresaliente por narices.

Esto es un ejemplo, pero os digo que las otras asignaturas no iban con mucho tiempo de adelanto. Si es cierto que cada persona es como es; yo personalmente no necesito 1 semana para aprenderme un examen, a lo mejor 2 días, pero me confiaba y al final le dedicaba 1 hora, obteniendo resultados por debajo de los que podría haber obtenido 🤦🏼‍♀️

Yo en clase:

Ahora bien, ¿cómo se debería estar en clase? Pues lo típico: haz preguntas, toma apuntes, no faltes a clase (a no ser que sea absolutamente necesario…). Esto, aunque parezca una tontería, hace que sepas muchas más cosas de lo que crees. Hay algunas asignaturas que solo con el trabajo de clase ya puedes conseguir buena nota. Y no me refiero a la nota de participación en clase. Sino que ir al día, sin tener que dedicar cuatro horas a estudiar cada tarde, puede ayudarte ya a ir bien.

En mi caso, la verdad es que no soy muy buena estudiante en el sentido de: se me da fatal llegar a casa y ponerme a estudiar, y se me da fatal mantener la atención y no desconcentrarme cuando estoy en clase. Luego al final me pongo y saco bien el curso, pero digamos que mis métodos son algo… imprudentes, por decirlo así 😅

En mi colegio utilizamos tablets, ordenadores… esas cosas, en clase. Claro, eso es algo muy emprendedor y está muy bien, pero también están pidiendo a gritos que nos pongamos a jugar 😅 Así que las clases, muchas, las pasábamos jugando, o yo en mi caso, a veces leyendo libros en iBooks, porque total, nadie nota la diferencia entre leerme un documento en PDF de Platón o Harry Potter y el prisionero de Azkaban, a no ser que lo estén leyendo conmigo. Así que ese fue un gran problema para mí.

Y otro problema fueron las faltas: por un lado, marcharme antes, y por otro, no ir a clase. En cuanto a esto último, organizamos un viaje en otoño con unos amigos, y por lo tanto, me fui de viaje. Cuando volví, me tomó alrededor de un mes ponerme al día. Porque por muchos apuntes que te pasen y ejercicios, o un amigo se siente contigo a explicarte, no es lo mismo.

Qué he aprendido de primero de bachillerato:

Entonces, ¿qué lecciones me han enseñado primero de bachillerato?

Bueno, aunque las notas de primero fueron más altas que las de segundo (0,06 puntos más altas, tampoco mucho), definitivamente, aunque en segundo también hice cosas mal (pronto llegará esta historia…), primero fue un desastre.

Me lo tomé mucho más a la ligera de lo que debía. Asistir a clase es muy importante, ni saltarse ni horas ni saltarse días. A ver, pensaréis “obvio”. Ya, pero todos decimos eso de: “Puff, hora de estudio. Estudio mejor en casa”, o “Buah, inglés es una chorrada. ¿Para qué voy a ir?”, o “Esto lo entiendo mejor por mí mismo que escuchando a este/a profesor/a”. ¿Sí o sí? Seguro que todos lo hemos dicho alguna vez. Entonces, estas tonterías pueden afectar poco a poco. Y ya no hablemos de aquellos institutos en los que las faltas bajan nota. En mi instituto no, pero en la mayoría sí. Así que cuidadito con eso.

En cuanto a ir al día y lo de estudiar todos los días… Lo dicho, igual que “cada maestrillo tiene su librillo”, “cada estudiantillo tiene su metodillo” (lo siento, me he emocionao 😂) Así que cada uno debe ver como le va mejor a él. Pero lo que es seguro es que a nadie le va a ir bien dejándolo para el último día, la última hora; por muy bien que retengas en tu cerebro o mucha memoria fotográfica, así no aprendes nada.

Y, por último, para terminar con primero de bachillerato y mis reflexiones: pongámonos metas realistas a nuestras circunstancias. Si sabes que no eres de más de sacar un seis, no digas: voy a hacer un bachillerato de nueve. Puede que lo consigas, pero no es lo normal.

Esto es todo amigos 😊 Pronto os relataré que fue de mis vivencias al siguiente y último año: segundo de bachillerato. ¡Nos vemos pronto! 👋🏻

Anuncios

Siempre te recordaremos, verano… hasta el año que viene

Hola amig@s!

Ya dijimos adiós a la época más querida del año. Sin embargo, hoy decimos adiós al último mes que nos podía hacer sentirnos todavía de vacaciones 😢

Pero como leí hace poco, el conocido escritor Gabriel García Márquez dijo:

No llores porque se acabó, sonríe porque sucedió.

Cuando vayas en el metro yendo hacia el curro/clase de pie, agarrado por la barandilla de arriba, oliendo los sobaquillos de unos y de otros; cuando vayas en el coche, en el atasco que sieeempre se forma en la carretera principal y que hace que siempre te echen la bronca de la mañana por tardón; cuando te estés tomando el tercer café que ya notas que sus efectos son nulos… en esos momentos tan tristes, planta una sonrisa en tu cara. Pero no una falsa. Una de verdad, porque mientras que todos tus compañeros están tratando de entender las matrices o escribir un informe aburrido para tu jefe, tú estarás haciendo eso mientras vuelves a recordar los momentos alucinantes con tus colegas & family este verano. ¿Que no me creéis?

Pues aquí va una historia:

Una pequeña e indefensa niña va feliz, con su uniforme escolar de faldita con tablas, un polo planchadito… arreglada. Parece una niña buena y todo. Va a coger el autobús escolar que para a siete minutos de su casa. En eso, cuando está bajando la última cuesta, ve el autobús. Pasando como una flecha. Ahora, esta niña se convierte en un fiero jabalí que va apartando a codazos a todo quisque durante las próximas dos manzanas de la calle siguiendo al autobús. Da igual. La han abandonado a las 8:05 de la mañana en la fría calle. Cansada, extremaaaaadamente cansada (imaginaos, el deporte no es mi fuerte y añadidle una mochila a la espalda que pesa la mitad que yo), se dispone a ir a esperar a una parada de autobús para, al menos, ir en transporte público. En eso, ve que el autobús se acerca por un extremo de la calle. La niña suspira de tranquilidad. Y de repente, la niña cae en la cuenta: “¿Tengo el abono cargado? ¡No! Bueno, pues por esta vez pago un billete…” y cuando abre la mochila… ¡Tachán! La cartera está en casa. Total, la niña vuelve a su casa corriendo de nuevo. Son las 8:25. Quedan 50 minutos para que empiecen las clases. Llega a casa, coge la cartera, y… no hay dinero. El dinero del abono se lo suele dar su madre, y ella se ha ido a trabajar. La niña echa mano de su hucha. ¡Justo! Se va corriendo. Sube la cuesta en tres minutos, corre al metro más cercano, recarga el abono. Son las 8:55. Quedan 25 minutos para que empiecen las clases. La niña, desesperada, se monta en el transporte público más cercano: el metro. Cercano, pero no lo más sensato: hora punta, transbordos… y no la deja en su destino ni de broma. Su colegio está en otro municipio diferente, en otra zona. Muy lejana. Ya sentada en el metro, ve los minutos pasar. Llega a donde tiene que coger el autobús que la llevará a dónde se encuentra su colegio haciendo un recorrido muy extenso. Y al llegar a la dársena… ha salido uno hace dos minutos; el siguiente sale en 20 minutos. Son las 9:25. Las clases han empezado hace 10 minutos. La llegan mensajes de sus compañeras: “¿Estás mala?”, “¿Pero y el examen?”, “¿Qué le digo al profesor?”. La niña, estresada y preocupada, deja que las lágrimas corran por su cara. Espera sentada en un banco con la mochila entre los pies, el libro del examen en las piernas y la cabeza en otra parte: recuerda la noche en la que estuvieron cenando en la terraza de un amigo, como contaba sus peripecias en un viaje en el extranjero. La niña comienza a reírse. Llega el autobús, lo guarda todo, y entra. Cuando se sienta, sólo saca una cosa: el teléfono. Escribe un mensaje: “Manuel*, no puedes saberlo, pero hoy me has alegrado el día. Ya te contaré. Besos. 😊”

*Se han cambiado los nombres.

Esta historia es absolutamente real, y sinceramente, esta ha sido de las experiencias más estresantes que he vivido en mi corta vida (el examen era importante…), pero estos episodios se repiten varias veces a lo largo de mi semana (no siempre con exámenes a primera…) 😅 Sin embargo, esta además fue la primera vez, y la también la primera vez en la que un recuerdo me ha quitado tanto estrés de encima. En serio. Parece magia, pero es sólo que a veces nuestro cerebro nos compensa en el momento adecuado por lo que sea que hagamos bien 😌 Plain and simple.

Puede parecer una tontería, o puede pareceros un rollo de post, pero sinceramente, para mí, esto me es una ayuda inmensa, y ya sabéis que me gusta compartir las cosas que me son efectivas 😊

Ya sabéis, si estáis estresados o pasando un mal momento, recordar cosas buenas del verano, o cualquier otro momento, la verdad, no puede empeorar la situación, pero sí mejorarla. A lo mejor no el problema en sí, a no ser que estés protagonizando una peli de misterio/ciencia ficción, pero sí la manera en la que vives el problema. Y no dudes en volver a contar con esos amigos que ya te alegraron en su momento. La conversación en la que derivó el mensaje fue muy feliz, sooo… Nunca lo sabrás si no lo intentas 😉

¿Os ha pasado esto alguna vez? ¿Alguna vez un recuerdo os ha hecho sentiros completamente diferentes? No dudéis en compartirlo en los comentarios, y espero que os haya gustado el post. Me encanta contaros anécdotas de este estilo, ¿y a vosotros? Un besito, y deseando poder leeros.

PD: Ays! Se me olvidaba! Aquí va el cartelito de la bienvenida a ¡Octubre! 😁

Octubre 2017

Os escribo para que escribáis

Hola amig@s! Llevo tanto tiempo sin escribir, que creo que hasta se me va a olvidar 😄 Porque encima, con las vacaciones, no sé que pasa, que parece que cuando vuelves al instituto, ¡sabes menos que cuando llegaste a la guardería! Las vacaciones de verano siempre serán un misterio… 🔮

En fin, como decía, en realidad, ¡no! No se me olvida escribir, porque, en fin, os voy a contar un pequeño secreto… yo escribo un diario. Sí. Pero no un diario de “Querido diario, estoy enamorada de un chico y no sé qué hacer” o “Querido diario, le he roto a mamá un jarrón mientras estaba de compras y he pedido ayuda al vecino”. No, mi diario no es así. No sería un problema que fuese así, ni nada por el estilo, pero ese es el típico diario de las pelis, que parece a veces el diario perfecto. No, mi clase de diario bien puede llamarse diario o cuaderno de las ralladas, o como yo misma bien lo llamé cuando lo empecé a escribir: “este escrito“. Y, definitivamente, no es perfecto 😅

Sí, porque 1) un diario es algo que, como bien indica la palabra, se escribe diariamente, y en fin, cualquiera que lea este blog comprenderá que si no escribo ni una vez cada siete meses, como para escribir en el dichoso diario todos los días; ¡si mi vida es tan interesante como la de un cacahuete! Y 2) para mí, desde pequeña, el término diario me ha sonado infantil, cursi y muy femenino, y a pesar de que yo cumplía al ciento diez por cien cada una de esas características, no me gustaba reconocerlo porque me gustaba creer que era más chicazo (no me preguntéis por qué 🙄). Por lo tanto, no me gustaba referirlo como diario, a pesar de que al final, por comodidad, lo haya llamado así casi siempre.

Bien, como siempre, me he enrollado en una nimiedad… a lo que voy, ¿para qué os escribo todo esto?

Bueno, pues para ello debemos remontarnos a muchos eones atrás

Una pequeña Julia se va a mudar de ciudad, así que invita a las amigas y amigos de clase a despedirse de ella celebrando una fiesta. Sus amigas ese mismo día tienen la fiesta de cumpleaños de una conocida, y por lo tanto no pueden asistir. ¿Y quiénes vienen a la fiesta? Pues no me acuerdo exactamente, no muchos 😢, sin embargo sé dos que sí que estaban: Miguel y María.

Miguel era un niño tímido, gordito, bajito, pero uno de mis grandes amigos. Me acuerdo que en clase, las mesas eran individuales y estaban organizadas de tal manera que yo estaba en medio de un grupo de lo más raro. Él, por supuesto, estaba ahí. Y era el menos raro del grupo. Luego estaban Jorge, Javier y Jaime. Lo que consideraríamos unos frikis, pero de verdad que eran muy raros. No recuerdo tener nada en común con ellos, excepto aprecio 🤔 Me reía mucho con ellos y nos lo pasábamos muy bien. A lo que iba… Él vino, y me regaló una cosa preciosa: era una muñeca de trapo preparada para que tú misma la pusieses su ropa, que fabricabas tú con los materiales que te daban, y era una princesa bailarina. Súper bonita.

Por otro lado: María. Flipé. Esta niña y yo nos hemos hecho sangrar la una a la otra, por los brazos, con las uñas. ¿Habéis tenido alguna vez un archienemigo? Yo sí. Y ella también. Éramos lo peor. Y estuvo en mi fiesta. Cuando ahora lo pienso, creo que el odio nos unió de una manera única… 😢 [nostalgia] Y me hizo un regalo increíble, y que nunca podré olvidar: un diario. Pero un diario taaan bonito… 😍 Un candado en forma de corazón, en la portada un cofre del tesoro que se abría y cerraba con un imán y dentro tenía purpurina, cada página con un dibujito de una islita y de fondo el mar… ¡precioso!

Así que ahora tenía un diario, y ¿qué hago con un diario? 🤔 Pues cuando finalmente me asenté en mi nuevo hogar, me dispuse a comenzar a relatar mis andanzas 15 días después de recibir el regalo. Y como toda niña de 9 años, no te tomas el diario a la ligera. ¡Escribía, cualquier cosa, pero escribía! Eso sí, con estilo 😌 Utilizaba bolígrafos de purpurina, hacía dibujos, trataba de hacer caligrafías guays… ¡hasta escribía títulos que resumían cada día! Anonadada, mi diario me deja anonadada 😳

En ese diario estuve escribiendo un total de 4 años. Y escribía de todo: mis penas, mis alegrías, mis historietas, mis invenciones, qué desayunaba, si me había sacado un moco o no… ¡Cuando digo que escribía cualquier cosa, digo que escribía cualquier cosa!

Luego, a ese diario se le acabaron las páginas, y necesité otro, así que con una revista me llegó un cuaderno pequeñito rosa en cuya portada rezaba: “Mi Diario Secreto”. Pero, mis diarios eran de todo menos secretos. A mi madre le encantaba leer lo que escribía. A veces no se lo daba porque eran cosas más personales, otras veces ponía hojitas con clips para que no leyese ciertas cosas. Pero a día de hoy, entiendo perfectamente que lo leyese: yo me mondo, y me imagino que ella también se reiría mucho.

En total, no sabría cuántos diarios he escrito a lo largo de mi vida, porque muchos de ellos con el tiempo y con mudanzas se han perdido, traspapelado, tirado, y algunos hasta siguen empaquetados en algunas cajas que tenemos sin abrir en el trastero.

Por otro lado, cada diario es único: tengo diarios, como el primero, preciosos, con portadas muy bonitas, hojas decoradas, candados únicos… mientras que tengo otros que son cuadernos, de espirales, con líneas o con cuadrados.

Diarios
Estos no son todos mis diarios, ni todos estos diarios están escritos del todo, pero, como ya sabéis, soy un desastre, y he perdido muchos a lo largo del tiempo, entonces empezaba otro, hasta que encontraba el previo, y luego lo volvía a perder y empezaba con otro… Completados de principio a fin, tengo uno. Los demás, en proceso 😅

¿Y para qué hablo tanto de diarios?

Pues porque, como bien indica el título de este post, quiero animaros a que escribáis. No sé si escribiréis todos los días (a día de hoy, escribo cuando veo que necesito desestresarme o cuando estoy la mar de contenta por algo, y quiero que quede un recuerdo escrito de qué me hizo tan feliz), o si será en un cuaderno bonito o cutre, ¡como si escribís en un blog, para los valientes (no yo, yo hablo de tontunas; valientes los que cuentan sus vidas 😳👏🏻)!; el formato es lo de menos. Lo importante es lo que extraigáis de escribir.

¿Qué he extraído yo al escribir? Os explico. No soy de las que se ahogan en un vaso de agua… pero sí en una taza. Y aunque no me dejo llevar por el estrés o la tensión, si que noto como todo eso me ahoga, por lo tanto, a veces, cuando me siento muy preocupada, prefiero expulsarlo de mí, y ponerlo por escrito. A veces, me deshago de algunos escritos (casi nunca, la verdad), otras veces me ayuda a ver cuál es la raíz del problema, y otras veces, es sólo desahogarme, porque como bien dice Ana Frank, “El papel es más paciente que el hombre” (El Diario de Ana Frank (1947)Ana Frank), y me ayuda a poder estar tranquila. Tampoco os creáis que mi diario es triste y gris todo el rato. Soy feliz, ¿eh? 😜 Como ya he dicho antes, cuando estoy muy feliz por algo que ha ocurrido, me gusta escribirlo para así, aunque pase el tiempo, seguir pudiéndolo recordar. Y un último beneficio que he podido sacar, haber escrito desde muy pequeña me ha servido para tener la mente organizada, y también para hoy en día saberme expresar bastante bien.

Así que ya veis, escribir solo aporta beneficios, ¿os apuntáis? 😉 ¿Alguno de los aquí presentes escribe? ¿Desde cuándo? ¿Cómo os ha ayudado? Responded en los comentarios, y no dudaré en responder 😁 ¡Besitos! 😘

Tengo tiempo libre, ¿qué podría hacer?

¡Hola amig@s!

tiempo libre.jpg

Ya muchos están a punto de terminar sus exámenes, si no lo han hecho ya, y eso supone mucho tiempo libre. Por supuesto, cuando hay tiempo libre, y con el buen tiempo que hace, por lo que más nos da es por irnos afuera: salir con los amigos, dar una vuelta en bici, comprar un helado… lo que sea, pero al aire libre. También hay otros a los que les gusta más estar en casa: coger un libro o ponerse a ver una peli, jugar a algún juego de mesa con amigos, realizar algún hobby… mientras dejan que el tiempo vaya pasando como reyes. Y otros, a los que tan sólo les apetece hacer cosas que no tengan ningún propósito o hacer el vago a lo zombie, al estilo Bella Swan:

GIF Bella Swan deprimida

(No está mal llevar a cabo cualquiera de estas actividades, todos tenemos nuestros momentos así, y ni los juzgo ni menosprecio, ya que me considero de los tres tipos ✋🏻😜)

Sea como sea, cuando hay tiempo, queremos estar haciendo las cosas que nos gustan, sean estas las que sean. Por supuesto, para todo siempre hay algunas “normas”. Y, para ocupar nuestro propio tiempo libre también. Con suerte, pocas, pero esenciales, y muy importantes.

En primer lugar, antes de las “normas”, es importante que cuando hagamos cualquier cosa, estemos sea:

  1. Algo que nos gusta.
  2. Algo que hacemos porque lo decidimos nosotros mismos.

Esto es esencial. No hagamos nada que sea una tortura, y encima porque nos lo digan otros. Claro, depende de qué es lo que hay que hacer. Hay gente muy exagerada para todo, pero cuando hablamos de tortura, nos referimos a que de veras nos suponga un sufrimiento, como que a alguien con miedo a las alturas nos los llevemos a una montaña rusa. Por ejemplo.

Y por otro lado, hay cosas que otros nos mandan hacer, y hay que hacerlas, o bien porque tienen autoridad, o bien porque es de buen amigo dar el brazo a torcer. Eso no significa que no nos impongamos a aquellas cosas que no nos apetezcan, gusten o que no podamos hacer. Siempre se puede llegar a un acuerdo en estos casos, pero sin ser dictadores. No se hace siempre lo que digamos, ni se deja de hacer lo que no nos guste. Hay que estar para todo.

Esto me parece que es muy importante tenerlo en mente a la hora de escoger qué se quiere hacer durante nuestro tiempo libre, ya sea en compañía o solos.

Por último, estas son algunas “normas” que hay que cumplir a la hora de ocupar nuestro tiempo libre, por el bien nuestro, y por el de los demás:

  1. Ser razonables. Cuando escogemos una actividad u otra, no dejemos demasiada elección a la imaginación, porque se puede escoger cualquier cosa (como ya dije en otra ocasión, ir en taparrabos lo mismo no es lo mejor). Hay que escoger con cabeza, viendo pros y contras, y juzgando de manera objetiva lo que supondrá esa actividad.
  2. Hacer cosas que no vayan a perjudicar a otras personas. Ya sea porque le va afectar físicamente, o psicológicamente, ya sea en el momento, o años después. Hay veces que nos gusta hacer bromas, y eso es muy divertido; te lo pasas bien, te ríes un rato, pero, si no todos se ríen, lo mismo te has pasado. Y a veces, con un “lo siento” no basta. Fijémonos bien en si nuestros actos pueden repercutir en alguien más, y evitémoslos antes de que sea demasiado tarde.
  3. Hacer cosas que no nos vayan a perjudicar a nosotros. A veces nos gusta un poco de riesgo, o hacer un poco el payaso. Otras veces nos pasamos con ambos conceptos. A la hora de elegir algo que hacer, no escojamos actividades que puedan dañar nuestra integridad física o que arruinen nuestra reputación y hagan salir corriendo a nuestra dignidad. De verdad, son muchas las veces en las que nos exponemos a ambas situaciones de las maneras más tontas, y sin siquiera darnos cuenta. Mucho cuidado con eso.

Esta, por supuesto, es mi opinión, y algunos consejos que yo desearía aplicarme, haberme aplicado, y que espero aplicar en el futuro. Cualquier cosa que creáis que es importante tener en cuenta pero se me haya olvidado, dejadla en los comentarios, y añadiré aquellos que vea precisos. Un besito muy grande para todos, y tened una buena semana 😘💕

Vive tus sueños

Hola amig@s,

seáis pre-adolescentes, adolescentes o pasada la adolescencia, este post va a todos. Aunque sobre todo va ir a aquellos más jóvenes de los jóvenes 😜

Sea cual sea vuestra edad, en algún momento estaréis, estáis o estuvisteis en la adolescencia. La adolescencia suele ser uno de los primeros momentos en los que nos preguntamos de verdad “¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿Qué he estado haciendo hasta ahora? ¿Estoy satisfecho con ello?”. Nos planteamos preguntas muy grandes e importantes para nuestro desarrollo. ¿Y sabéis lo que os digo?

Haced lo que queráis.

Hombre, si lo que queréis es ir por la calle en taparrabos, os recomiendo que os lo replanteéis… e ir a un psicólogo 😁

No, a lo que me refiero es que ahora mismo nos encontramos en la flor de la juventud. ¿Sabéis esas típicas frases de “lo tienes todo por delante”? Pues no sé si todo, pero desde luego, lo que sí tenemos es más energía que cuando tengamos cincuenta. Así que, aprovechad para hacer todas aquellas cosas que os interesan y os motivan. Hay gente cuyo deseo es aprender, por ejemplo, a tocar un instrumento. Pues aprende. Hoy lo tenemos todo al alcance de nuestra mano; ni siquiera necesitamos ir a clases, el mismísimo internet nos lo proporciona. Hay miles de páginas para aprender a tocar la flauta, el piano, la guitarra… O aprender un deporte. Lo que sea.

A otras personas les motivan proyectos más grandes. A lo mejor estar un tiempo en una zona dónde se necesita ayuda: en un refugio o algo por el estilo. Las actividades humanitarias, filantrópicas, básicamente. Pues si tus necesidades te lo permiten, no te cortes y ¡lánzate! Ahora o nunca, piénsalo así. Carpe diem, vive el momento. Claro, hay quienes no pueden levantarse una mañana y decir: “¡Pues mira, me parece me voy a coger el primer vuelo a Camboya y adiós muy buenas!” 💸 Entonces, ¿significa que sólo algunos pueden “vivir sus sueños”? Pues perdona que te diga, pero hay sueños y sueños. Pero si no, ponte pequeñas metas a corto plazo que hagan que, cuando las cumplas todas, logres una gran meta a largo plazo. Haces un plan de acción, empiezas a ahorrar, comienzas a aprender el idioma, la cultura, las tradiciones… Por supuesto, en el hipotético caso de que te vas a ir a otro país a cumplir tu sueño, como puede ser obras benéficas.

Pero no es necesario que nuestras metas sean esas. A lo que me refiero, es que no tenemos excusas para quejarnos de que no hacemos algo que “nos motiva”, pues de una manera u otra, podemos vivir nuestros sueños.

Por supuesto, para conseguir llevar a cabo lo que sea que queramos hacer, tendremos que dedicarle tiempo. Puede que el proceso sea aburrido, incluso estresante. Pero una vez conseguido, verás lo contento que te pone el resultado. Por ello, no temáis en dedicarle tiempo. Hay una frase en cuanto a esto mismo que me parece preciosa: Hacer lo que te apasiona, sea lo que sea, jamás es una pérdida de tiempo (Sylvia Salas, blogger y YouTuber: Dare to DIY).

Maneras para prepararte/organizarte: Apunta cuál es tu objetivo bien grande. Luego, planteate como deseas conseguirlo mediante metas más pequeñas: Metas a corto plazo. Y ponte ciertos tiempos límite. Llegará un momento en el que veas que ya no te quedan pequeñas metas, y entonces, habrás conseguido tu objetivo 😉

Algo así es lo que me he hecho yo en una lista para organizar mejor mis ideas, y de veras ayuda a que lo tengas todo en cuenta, te motives y logres tus objetivos.

Entonces, ¿te animas a vivir tus sueños? Yo me apunto. ¿Qué nuevo proyecto os gustaría llevar a cabo? Me haría muy feliz que los compartieseis conmigo. Para ello, yo os comparto mi sueño: me he propuesto correr una carrera que no he hecho nunca dentro de un año. Y para que no me fuese tan complicado, me he puesto pequeñas distancias que ir cumpliendo poco a poco, y así lograrlo completamente. 😳 ¿Cuál es el vuestro? Un beso muy grande, y vivid vuestros sueños 😉💕

PD: En cuanto pueda, subiré el cartelito de Abril, antes de que termine esta semana 😊🌼

Socializando

Hola amig@s! Esta semana está siendo movidita, eh? Jeje

Ayer dediqué mucho tiempo a mejorar mi blog, Twitter, posts, imágenes, etc… Y una de las cosas que vi que faltaba era: algunas redes sociales, como InstagramWeHeartIt y Bloglovin’.

Instagram

Follow my blog with Bloglovin

Aunque WeHeartIt es como Pinterest; sobre todo me va a servir para conseguir inspiración y, como no, perder MUCHO el tiempo 😛 Y en Bloglovin’ podéis ver exactamente lo que estoy publicando.

Para vuestra información, os dejo a continuación todas mis redes sociales aquí, pues así sabréis cuándo publico un nuevo post cuanto antes 🙂

Twitter, Pinterest, Google+InstagramWeHeartIt & Bloglovin’

Gracias por todo, ¡nos vemos pronto!

Tips para estudiar mejor

Hola amig@s, este mes tuve un post en mente, pensado para abrir octubre. Pero tuve un problema técnico que no se solucionó hasta el día cinco, y obviamente, el mes no se abre el día cinco ☺️

Pero hoy os vengo a hablar de que ya nos despedimos casi de octubre, empezamos noviembre, y ya hay gente que está con los exámenes, otros a punto y otros no lo saben, puede que sean despistados y los tengan mañana… o puede que en diciembre. Sea como sea, a todos nos viene bien empezarnos a poner las pilas 💪🏻

Para ello, os voy a dar unos pocos tips/consejos para poder estudiar más, bien, y mejor:

   
1. Ropa cómoda

Puede parecer muy estúpido pero, para mí, estudiar en vaqueros, jersey de cuello alto o medias me es tan incómodo que no me concentro, así que dónde esté el pijama… 😎 Obviamente, si vas a ir a estudiar a la biblioteca, no es lo mismo, pero no te vistas como para ir de fiesta. Un moño, cero maquillaje y no hay más que hablar. 😜

2. Ninguna distracción 

Apagad todos los dispositivos electrónicos para que no os vayáis por las ramas con Twitter, Instagram, WhatsApp… Por supuesto, si tenéis que usar ordenador, tablet o móvil para investigar, consultar dudas o un foro, usadlo, pero desactivar notificaciones, y en lo sumo posible, evitarlo. Dejad todos vuestros dispositivos en una habitación y vosotros estudiad en otra si os es difícil.

3. Lugar de trabajo tranquilo

Si tenéis hermanos pequeños, o tus padres trabajan por teléfono, o están escuchando la radio, o cualquier circunstancia intranquila, no estudiés con ese jaleo. Básicamente, os será imposible 😬 Buscad un sitio tranquilo, que no haya ruido interior ni exterior, de tal manera que os podáis concentrar.

4. Lugar de trabajo organizado

Intentad estudiar sobre una mesa. Hay muchos que estudian en la cama y les sale bien la jugada, pero yo sinceramente me duermo. Así que, si usáis una mesa, procurad que esté ordenada y no llena de la ropa del día anterior, libros que nos proponemos leer, hojas sueltas, recibos…

5. Tener TODO y únicamente lo que vamos a usar

En la mesa sólo debe estar esto. O debería. “¿Por qué todo, si ocupa espacio?” Porque así no te tienes que levantar luego a por lo que te falta e interrumpir lo que tanto te ha costado: estudiar de una sentada. Y sólo lo que vamos a usar porque si tenemos cualquier otra cosa, el cerebro nos va a hacer fijarnos en esa otra cosa y acordarnos dónde te compraste esos pantalones, con qué quedan bien, cuándo te los pusiste por última vez…

6. Apuntes entendibles

Entonces, si vamos a estudiar, lo que hay que tener en la mesa son los apuntes. ¿Cómo deberían ser esos apuntes? Tampoco soy la más indicada, pues los míos apenas los entiendo yo 😅 Pero es importante que uses un método que a ti te sirva. Mejor que te ayuden a entender a que sean bonitos.

7. Ponerse metas

Estudiar durante muchas horas seguidas tampoco es bueno, pero tampoco ir haciendo descansos cada diez minutos. Está científicamente demostrado que uno se concentra pasados los veinte minutos⏳ Por lo tanto podrías estudiar por cuarenta minutos, y como recompensa, diez minutos de descanso. Al final no se te hará tan pesado. Por supuesto, hay que estudiar a unas horas razonables. Si son las cuatro de la mañana (nada recomendable 😞) el descanso te lo ganarás cuando termines, por holgazán 😑. 

8. Agua y chocolate

Para estudiar mejor, toma mientras tanto agua, para hidratarte, y chocolate, pues te ayudará a estar más despierto, más feliz y menos cansado. ¡Menos café y más chocolate! ☕️<🍫

9. Entiende, no memorices

A la hora de estudiar, no leas y memorices. Procura entenderlo, así verás que tiene sentido y lo recordarás mejor. Pero siempre hay algo que no pillamos. Por lo tanto, no dudes en preguntar. Si estás en casa, podrías apuntar en un post-it tu duda y, así al día siguiente no te olvidas de mostrarle tu duda al profesor.

10. Música

Esto a algunos les puede parecer chocante, pero a mí me es muy útil. Como dije en el número tres, necesitas tranquilidad. Si no la tienes, la creas. ¿Cómo? Te pones unos cascos grandes y música tranquila 🎧 Yo me escucho una playlist de Spotify que se la recomiendo a todas aquellas personas que, como yo, necesitan música para estudiar: BSO (Música para estudiar).

Espero que os hayan servido a todos estos tips. A mí me ayudan mucho. Si tenéis alguno que personalmente os sea de provecho, no dudéis en compartirlo, yo los aceptaré de muy buen agrado ☺️ Que disfrutéis de este post, y os salgan a todos unos muy buenos exámenes. ¡Suerte! 😘

Esa época del año…🍃🍂🍁

Hola amig@s! Llevo muchísimo sin escribir, lo sé 😔 Me lo propongo y lo incumplo… Se me dan muy mal los compromisos… 😿

Pero, ¡me lo he re-propuesto! Aunque no creo que tenga muchos lectores regulares, los pocos se lo merecen 💪🏻

Bueno, amig@s, aunque hemos vuelto a las clases, al curro con el horario habitual (el laaaargo) y al frío… ¡No todo es malo! Sobre todo porque, a mí me encanta el frío 😅 Pero el otoño tiene su lado increíble y precioso. Bien, apreciad la siguiente imagen… (Quitando que no tiene muchos colores otoñales… 😥 Las referencias de dónde he comprado todo, ¡ahí abajo están!)

  
¿A quién no le gustan las mantitas calentitas [la mía es del Primark, y creo que no hay nada más suave 😍], las velas bonitas, esas tardes de ver pelis o series, de coger un libro y no soltarlo, de acurrucarte al churri (o a un peluche de brócoli en caso de soledad 😢 [en el Ikea los hay, para las desesperadas 😜]); esas tardes con los cascos y música bonita, para llorar [XO, de James Harden], los pijamas de pelis frikis calentitos [Harry Potter que no falte, por favor; del Primark también], las tazas de chocolate caliente [la mía es de Urban Home: “The Chocolate sweetness makes me feel good!”], los calcetines gorditos, los miles de cojines con los que hacer un fuerte [los dos de corazones, súper suaves y blanditos, y el de París, precioso, son del Primark]…?

Todas esas cosas que, en caso de no existir el frío, no habría… 

Claro, esto refiriéndose a cuando te quedas confinado en casa. ¿Pero qué hay de las tardes de otoño que sales a la calle con esos jerséis y cazadoras que llevas cinco meses sin ponerte, con tus preciosos botines, volver a poder conjuntar ropa preciosa, pisar hojas secas, saltar charcos, pasear bajo la lluvia del brazo del churri (o armando escándalo con tus colegas en caso de soledad 😢)…?

Todas estas son algunas de las increíbles cosas que se pueden hacer mientras hay otoño. ¿Sigues sin ideas de qué poder hacer esta época del año? No te preocupes, seguiré dando ideas de libros y pelis más adelante a lo largo de esta época. Y si se te ocurre alguna más, no dudes en comentar. Yo lo valoraré un montón 😉

Disfrutad de un precioso otoño lleno de hojas secas y muchos charcos 😋 Os deseo lo mejor a todos 😘💕

NOSOTRAS y el verano 🌞

Hola amig@s, aunque este post va en especial a las chicas… 

Bueno, antes de enzarzarme en un post súper intelectual como: compras en rebajas, los mejores colores del verano para las uñas y todo eso… Para finales de curso me había propuesto escribir muchísimos posts sobre cómo prepararse para los exámenes, el inicio de las vacaciones, planes bomba para el verano con amigos, en la ciudad, playa o montaña, pero me tomé un Kit-Kat (descanso 😜) del blog, porque no seguía motivada, ya que nadie participaba, pero estas últimas noches que me he acostado tarde por pensamientos (y el calor, todo hay que decirlo 😅), he estado pensando que aunque nadie comente ni muchas personas respondiesen a la encuesta, y que eso me duele un poco porque le puse mucho interés, y las opiniones que leí resultaron ser de gente cercana, que obviamente no querían que me deprimiese (ojos en blanco), pues que creo que seguir con el blog, a mí, desde luego, me beneficia porque aprendo más sobre algo que se me ocurrió probar y que me ha gustado mucho y me ha enseñado a escribir mejor sobre temas de interés general, pero a su vez, veo que casi he alcanzado 1200 visitas de cuatro continentes diferentes , y que por lo tanto, leerme puede que alguien me lea de verdad, y no que se haya metido por equivocación en mi blog en vez de en la página web que deseaban o yo qué sé. Así que siento no haber escrito en dos meses casi. Los posts sobre vacaciones y tal los colgaré más adelante. Total, ¡aún quedan vacaciones! 😁

En fin, en cuanto a sobre qué iba a hablar, este es un post para chicas 💁🏼. Chicas, las rebajas están ahí, en el Corte Inglés, en Pull&Bear, en Zara, en Bershka, en Stradivarius… Con toda esa bonita ropa que tanto os gustó en los pasados meses, pero que os parecía muy caro, pues… ¡Ahora hay rebajas! Así que quien quiera algo bueno, bonito y barato, que corra, ¡que vuelan! Yo me he comprado unas cuantas cosillas que necesitaba y otras que han sido caprichillos ☺️. Pero con estos precios, ¡me lo compro todo! Además, con lo que mola ir de compras con amigas y comprarse la misma parte de arriba de bikini para ir idénticas y en plan ‘Mean Girls’ a la playa, presumiendo de hermosura 😉; y mientras compras, tomarse un descanso e irse a por un Frappé helado o una limonada y sacarse una fotito para Snapchat, que todas pensamos igual… 😏

Pero no todo son compras y dinero. Una se puede poner guapa con cualquier cosa que tenga por casa de otras temporadas, que hay gente que se obsesiona con eso de que en cada temporada es un armario nuevo. ¡Pues no! El dinero no está para tirarlo, y para la gente que no se puede ir cada mes a comprarse camisas de 60€ y perfume de 70€, no os sintáis distintas. Coged esos botellines de pintauñas brillantes que en invierno se han quedado muertos de risa y ¡a lucir de pies y manos! Y que no falte el morenito, que tanto lucimos todas (bueno, en verdad no me incluyo, que yo como mucho gamba… Pero de ahí no paso 😔). Y la ropa del año pasado seguro que te sigue quedando monísima, pero si te parece muy antiguo o muy visto, se le pueden hacer apaños muy baratitos en tu propia casa. En YouTube hay muchísimos vídeos de como hacer DYE T-SHIRTS, y quedan chulísimas, ¡hasta yo me estoy pensando hacer una!

Pero en verano hay que controlarse, y no pasarse con heladitos, barbacoas, pipas en la playa… Hay que ponerse unos límites. Y hacer ejercicio. Bien podría pensar uno: “Sí, claro, con este calor ponte a correr; seguro que ya no me preocupo más por controlarme o no, si no por una buena bolsa de hielos que meterme en el pantalón y la camiseta!” Ya, eso de serie. Con estas temperaturas subsaharianas con las que estamos, nadie puede hacer eso. Pero… ⚠️ NATACIÓN 🏊🏽. En la playa, en la piscina, en un lago, en la bañera 🛀🏻, en un charco, etc…😄 Claro, por ejemplo en Madrid no todas tienen piscina, y playa menos, pero hay piscinas municipales en todos los municipios (👏🏻Bravo por mí, ¿por qué adonde iba a pertenecer una piscina municipal si no es a un municipio?), unas más caras que otras, pero precios razonables. Y si echas todo el día y hacéis tu grupito de amigas y tú picnic en el césped, y por la tarde más agua, ya es la bomba y sale más rentable.

Por último, un súper consejo. No os obsesionéis con el moreno o el tipito que lucimos debajo del bañador. A mí me pasa constantemente, y me arruina. Pero cuando desconecto y dejo que me defina mi personalidad y no mi físico, me siento súper cómoda, incluso siendo tan blanca como la nieve y con unos kilillos de más. Porque no son los demás los que juzgan cómo eres, si no tú, al decidir si te sientes guapa. Y todas somos, como me dijo una sabia mujer, HERMOSAS COMO ROSAS 🌹 Y no dejéis que nadie os diga lo contrario. Y si lo hacen, plantarles cara y hacedles saber que no os importa lo más mínimo.

 

¡Nosotras podemos con todo!
 
¿Gordas, flacas, altas, bajitas, morena, rubia, blanquita, tostada, diferente raza, más agraciadas o menos? ¿Por qué no utilizamos a partir de ahora para describirnos las palabras: honesta, simpática, graciosa, humilde, modesta, buena persona, cariñosa, amigable, risueña, dulce…? Todas lo somos, unas más y otras menos, pero todas estamos hechas de lo mismo. La pelea entre lo físico y lo mental es una batalla que ya se sabe el resultado: la mente es poderosa. Todas tenemos unas cualidades preciosas que nos definen, y que hacen ver quienes somos de verdad. Hay gente guapa que son horribles personas, también guapa majísima. Pero también hay gente poco agraciada hermosa.

Espero que os haya gustado este post, os deseo unas súper felices vacaciones 😘

Preparados… Listos… ¡Ya!

Hola amig@s, ya llevamos una semana del tercer trimestre. ¿Qué tal habéis arrancado? Yo empecé con dos exámenes 😓 

Pero, no os voy a desanimar, y mucho menos nada más empezar la última vuelta de esta carrera 🏁 No queda nada de nada para terminar; tres meses se pasan volando. Pero son tres meses muy importantes: tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos. Esta evaluación para muchos (digo muchos porque hay quienes tienen una cuarta evaluación) es la evaluación en la que tienen en cuenta las notas de las otras evaluaciones, por lo que, si en las otras evaluaciones lo hemos hecho no muy bien, ahora hay que hacerlo genial para tener una buena nota final y que así, este verano nos podamos pegar unas vacaciones ¡como Dios manda! ¡Fuera libros! 

Así que, una cosa muy muy muy importante es hacerse una lista con los propósitos que tenemos para este último trimestre. Obviamente, lo que todo el mundo quiere es sacar matrícula de honor. Pero tienen que ser cosas creíbles y cosas que sabenos que vanos a poder lograr hacer. Porque comprometerse a sCar un diez en cada examen y trabajo no se lo traga ni un profesor. Os recomiendo que, por ejemplo, os hagáis una lista de propósitos con un amigo. Así a lo mejor os resulta más chulo hacerlo y más motivador, y como no, te dan más ganas ganar a tu mejor amig@ 😏 

Este es mi ejemplo, la lista que me he hecho yo:

  

Este es en mi caso, no todos tienen a lo mejor el mismo problema. Pero yo y estudiar con tiempo, por ejemplo, no compatibilizamos… 😅 Pero cada uno tiene sus cosas en las que destaca y en las que, de veras, dan pena verlos 😂 (me río de mí cuando corro las carreras del colegio…)

Esta es una de las cositas que recomiendo para este último trimestre. Otra cosita es organizaros muy bien. Tener siempre en mente los estudios antes de decidir quedarte el sábado hasta las 4:00am con tus amigos de fiesta por el centro. Esto es muy triste, tener que amoldar nuestros planes con amigos al colegio… Como si estando 40 horas a la semana en el colegio, algunos, no fuese suficiente… Pero esto nos traerá beneficios, así que no hay mal que por bien no venga 😌

En fin, amig@s, que os vaya súper bien este último trimestre. Y, tengo que disculparme PROFUNDAMENTE, porque en el último post dije que iba a dedicar un post entero a una actividad más para la Semana Santa, pero no saqué tiempo para ello. Os iba a hablar de asistir al estreno de Insurgente, pero ya que ya ha salido, lo que voy a hacer es hacer un post en el cual os cuento un poquito mi opinión sin hacer spoiler. 

Ahora sí, un abrazo muy grande, y mucha suerte, que os vaya muy bien este último trimestre. 😘🍀