Archivo de la categoría: De todo un poco

Siempre te recordaremos, verano… hasta el año que viene

Hola amig@s!

Ya dijimos adiós a la época más querida del año. Sin embargo, hoy decimos adiós al último mes que nos podía hacer sentirnos todavía de vacaciones 😢

Pero como leí hace poco, el conocido escritor Gabriel García Márquez dijo:

No llores porque se acabó, sonríe porque sucedió.

Cuando vayas en el metro yendo hacia el curro/clase de pie, agarrado por la barandilla de arriba, oliendo los sobaquillos de unos y de otros; cuando vayas en el coche, en el atasco que sieeempre se forma en la carretera principal y que hace que siempre te echen la bronca de la mañana por tardón; cuando te estés tomando el tercer café que ya notas que sus efectos son nulos… en esos momentos tan tristes, planta una sonrisa en tu cara. Pero no una falsa. Una de verdad, porque mientras que todos tus compañeros están tratando de entender las matrices o escribir un informe aburrido para tu jefe, tú estarás haciendo eso mientras vuelves a recordar los momentos alucinantes con tus colegas & family este verano. ¿Que no me creéis?

Pues aquí va una historia:

Una pequeña e indefensa niña va feliz, con su uniforme escolar de faldita con tablas, un polo planchadito… arreglada. Parece una niña buena y todo. Va a coger el autobús escolar que para a siete minutos de su casa. En eso, cuando está bajando la última cuesta, ve el autobús. Pasando como una flecha. Ahora, esta niña se convierte en un fiero jabalí que va apartando a codazos a todo quisque durante las próximas dos manzanas de la calle siguiendo al autobús. Da igual. La han abandonado a las 8:05 de la mañana en la fría calle. Cansada, extremaaaaadamente cansada (imaginaos, el deporte no es mi fuerte y añadidle una mochila a la espalda que pesa la mitad que yo), se dispone a ir a esperar a una parada de autobús para, al menos, ir en transporte público. En eso, ve que el autobús se acerca por un extremo de la calle. La niña suspira de tranquilidad. Y de repente, la niña cae en la cuenta: “¿Tengo el abono cargado? ¡No! Bueno, pues por esta vez pago un billete…” y cuando abre la mochila… ¡Tachán! La cartera está en casa. Total, la niña vuelve a su casa corriendo de nuevo. Son las 8:25. Quedan 50 minutos para que empiecen las clases. Llega a casa, coge la cartera, y… no hay dinero. El dinero del abono se lo suele dar su madre, y ella se ha ido a trabajar. La niña echa mano de su hucha. ¡Justo! Se va corriendo. Sube la cuesta en tres minutos, corre al metro más cercano, recarga el abono. Son las 8:55. Quedan 25 minutos para que empiecen las clases. La niña, desesperada, se monta en el transporte público más cercano: el metro. Cercano, pero no lo más sensato: hora punta, transbordos… y no la deja en su destino ni de broma. Su colegio está en otro municipio diferente, en otra zona. Muy lejana. Ya sentada en el metro, ve los minutos pasar. Llega a donde tiene que coger el autobús que la llevará a dónde se encuentra su colegio haciendo un recorrido muy extenso. Y al llegar a la dársena… ha salido uno hace dos minutos; el siguiente sale en 20 minutos. Son las 9:25. Las clases han empezado hace 10 minutos. La llegan mensajes de sus compañeras: “¿Estás mala?”, “¿Pero y el examen?”, “¿Qué le digo al profesor?”. La niña, estresada y preocupada, deja que las lágrimas corran por su cara. Espera sentada en un banco con la mochila entre los pies, el libro del examen en las piernas y la cabeza en otra parte: recuerda la noche en la que estuvieron cenando en la terraza de un amigo, como contaba sus peripecias en un viaje en el extranjero. La niña comienza a reírse. Llega el autobús, lo guarda todo, y entra. Cuando se sienta, sólo saca una cosa: el teléfono. Escribe un mensaje: “Manuel*, no puedes saberlo, pero hoy me has alegrado el día. Ya te contaré. Besos. 😊”

*Se han cambiado los nombres.

Esta historia es absolutamente real, y sinceramente, esta ha sido de las experiencias más estresantes que he vivido en mi corta vida (el examen era importante…), pero estos episodios se repiten varias veces a lo largo de mi semana (no siempre con exámenes a primera…) 😅 Sin embargo, esta además fue la primera vez, y la también la primera vez en la que un recuerdo me ha quitado tanto estrés de encima. En serio. Parece magia, pero es sólo que a veces nuestro cerebro nos compensa en el momento adecuado por lo que sea que hagamos bien 😌 Plain and simple.

Puede parecer una tontería, o puede pareceros un rollo de post, pero sinceramente, para mí, esto me es una ayuda inmensa, y ya sabéis que me gusta compartir las cosas que me son efectivas 😊

Ya sabéis, si estáis estresados o pasando un mal momento, recordar cosas buenas del verano, o cualquier otro momento, la verdad, no puede empeorar la situación, pero sí mejorarla. A lo mejor no el problema en sí, a no ser que estés protagonizando una peli de misterio/ciencia ficción, pero sí la manera en la que vives el problema. Y no dudes en volver a contar con esos amigos que ya te alegraron en su momento. La conversación en la que derivó el mensaje fue muy feliz, sooo… Nunca lo sabrás si no lo intentas 😉

¿Os ha pasado esto alguna vez? ¿Alguna vez un recuerdo os ha hecho sentiros completamente diferentes? No dudéis en compartirlo en los comentarios, y espero que os haya gustado el post. Me encanta contaros anécdotas de este estilo, ¿y a vosotros? Un besito, y deseando poder leeros.

PD: Ays! Se me olvidaba! Aquí va el cartelito de la bienvenida a ¡Octubre! 😁

Octubre 2017

Anuncios

Os escribo para que escribáis

Hola amig@s! Llevo tanto tiempo sin escribir, que creo que hasta se me va a olvidar 😄 Porque encima, con las vacaciones, no sé que pasa, que parece que cuando vuelves al instituto, ¡sabes menos que cuando llegaste a la guardería! Las vacaciones de verano siempre serán un misterio… 🔮

En fin, como decía, en realidad, ¡no! No se me olvida escribir, porque, en fin, os voy a contar un pequeño secreto… yo escribo un diario. Sí. Pero no un diario de “Querido diario, estoy enamorada de un chico y no sé qué hacer” o “Querido diario, le he roto a mamá un jarrón mientras estaba de compras y he pedido ayuda al vecino”. No, mi diario no es así. No sería un problema que fuese así, ni nada por el estilo, pero ese es el típico diario de las pelis, que parece a veces el diario perfecto. No, mi clase de diario bien puede llamarse diario o cuaderno de las ralladas, o como yo misma bien lo llamé cuando lo empecé a escribir: “este escrito“. Y, definitivamente, no es perfecto 😅

Sí, porque 1) un diario es algo que, como bien indica la palabra, se escribe diariamente, y en fin, cualquiera que lea este blog comprenderá que si no escribo ni una vez cada siete meses, como para escribir en el dichoso diario todos los días; ¡si mi vida es tan interesante como la de un cacahuete! Y 2) para mí, desde pequeña, el término diario me ha sonado infantil, cursi y muy femenino, y a pesar de que yo cumplía al ciento diez por cien cada una de esas características, no me gustaba reconocerlo porque me gustaba creer que era más chicazo (no me preguntéis por qué 🙄). Por lo tanto, no me gustaba referirlo como diario, a pesar de que al final, por comodidad, lo haya llamado así casi siempre.

Bien, como siempre, me he enrollado en una nimiedad… a lo que voy, ¿para qué os escribo todo esto?

Bueno, pues para ello debemos remontarnos a muchos eones atrás

Una pequeña Julia se va a mudar de ciudad, así que invita a las amigas y amigos de clase a despedirse de ella celebrando una fiesta. Sus amigas ese mismo día tienen la fiesta de cumpleaños de una conocida, y por lo tanto no pueden asistir. ¿Y quiénes vienen a la fiesta? Pues no me acuerdo exactamente, no muchos 😢, sin embargo sé dos que sí que estaban: Miguel y María.

Miguel era un niño tímido, gordito, bajito, pero uno de mis grandes amigos. Me acuerdo que en clase, las mesas eran individuales y estaban organizadas de tal manera que yo estaba en medio de un grupo de lo más raro. Él, por supuesto, estaba ahí. Y era el menos raro del grupo. Luego estaban Jorge, Javier y Jaime. Lo que consideraríamos unos frikis, pero de verdad que eran muy raros. No recuerdo tener nada en común con ellos, excepto aprecio 🤔 Me reía mucho con ellos y nos lo pasábamos muy bien. A lo que iba… Él vino, y me regaló una cosa preciosa: era una muñeca de trapo preparada para que tú misma la pusieses su ropa, que fabricabas tú con los materiales que te daban, y era una princesa bailarina. Súper bonita.

Por otro lado: María. Flipé. Esta niña y yo nos hemos hecho sangrar la una a la otra, por los brazos, con las uñas. ¿Habéis tenido alguna vez un archienemigo? Yo sí. Y ella también. Éramos lo peor. Y estuvo en mi fiesta. Cuando ahora lo pienso, creo que el odio nos unió de una manera única… 😢 [nostalgia] Y me hizo un regalo increíble, y que nunca podré olvidar: un diario. Pero un diario taaan bonito… 😍 Un candado en forma de corazón, en la portada un cofre del tesoro que se abría y cerraba con un imán y dentro tenía purpurina, cada página con un dibujito de una islita y de fondo el mar… ¡precioso!

Así que ahora tenía un diario, y ¿qué hago con un diario? 🤔 Pues cuando finalmente me asenté en mi nuevo hogar, me dispuse a comenzar a relatar mis andanzas 15 días después de recibir el regalo. Y como toda niña de 9 años, no te tomas el diario a la ligera. ¡Escribía, cualquier cosa, pero escribía! Eso sí, con estilo 😌 Utilizaba bolígrafos de purpurina, hacía dibujos, trataba de hacer caligrafías guays… ¡hasta escribía títulos que resumían cada día! Anonadada, mi diario me deja anonadada 😳

En ese diario estuve escribiendo un total de 4 años. Y escribía de todo: mis penas, mis alegrías, mis historietas, mis invenciones, qué desayunaba, si me había sacado un moco o no… ¡Cuando digo que escribía cualquier cosa, digo que escribía cualquier cosa!

Luego, a ese diario se le acabaron las páginas, y necesité otro, así que con una revista me llegó un cuaderno pequeñito rosa en cuya portada rezaba: “Mi Diario Secreto”. Pero, mis diarios eran de todo menos secretos. A mi madre le encantaba leer lo que escribía. A veces no se lo daba porque eran cosas más personales, otras veces ponía hojitas con clips para que no leyese ciertas cosas. Pero a día de hoy, entiendo perfectamente que lo leyese: yo me mondo, y me imagino que ella también se reiría mucho.

En total, no sabría cuántos diarios he escrito a lo largo de mi vida, porque muchos de ellos con el tiempo y con mudanzas se han perdido, traspapelado, tirado, y algunos hasta siguen empaquetados en algunas cajas que tenemos sin abrir en el trastero.

Por otro lado, cada diario es único: tengo diarios, como el primero, preciosos, con portadas muy bonitas, hojas decoradas, candados únicos… mientras que tengo otros que son cuadernos, de espirales, con líneas o con cuadrados.

Diarios
Estos no son todos mis diarios, ni todos estos diarios están escritos del todo, pero, como ya sabéis, soy un desastre, y he perdido muchos a lo largo del tiempo, entonces empezaba otro, hasta que encontraba el previo, y luego lo volvía a perder y empezaba con otro… Completados de principio a fin, tengo uno. Los demás, en proceso 😅

¿Y para qué hablo tanto de diarios?

Pues porque, como bien indica el título de este post, quiero animaros a que escribáis. No sé si escribiréis todos los días (a día de hoy, escribo cuando veo que necesito desestresarme o cuando estoy la mar de contenta por algo, y quiero que quede un recuerdo escrito de qué me hizo tan feliz), o si será en un cuaderno bonito o cutre, ¡como si escribís en un blog, para los valientes (no yo, yo hablo de tontunas; valientes los que cuentan sus vidas 😳👏🏻)!; el formato es lo de menos. Lo importante es lo que extraigáis de escribir.

¿Qué he extraído yo al escribir? Os explico. No soy de las que se ahogan en un vaso de agua… pero sí en una taza. Y aunque no me dejo llevar por el estrés o la tensión, si que noto como todo eso me ahoga, por lo tanto, a veces, cuando me siento muy preocupada, prefiero expulsarlo de mí, y ponerlo por escrito. A veces, me deshago de algunos escritos (casi nunca, la verdad), otras veces me ayuda a ver cuál es la raíz del problema, y otras veces, es sólo desahogarme, porque como bien dice Ana Frank, “El papel es más paciente que el hombre” (El Diario de Ana Frank (1947)Ana Frank), y me ayuda a poder estar tranquila. Tampoco os creáis que mi diario es triste y gris todo el rato. Soy feliz, ¿eh? 😜 Como ya he dicho antes, cuando estoy muy feliz por algo que ha ocurrido, me gusta escribirlo para así, aunque pase el tiempo, seguir pudiéndolo recordar. Y un último beneficio que he podido sacar, haber escrito desde muy pequeña me ha servido para tener la mente organizada, y también para hoy en día saberme expresar bastante bien.

Así que ya veis, escribir solo aporta beneficios, ¿os apuntáis? 😉 ¿Alguno de los aquí presentes escribe? ¿Desde cuándo? ¿Cómo os ha ayudado? Responded en los comentarios, y no dudaré en responder 😁 ¡Besitos! 😘

Excuse me… Esto… No idea 😅

Hola amig@s!

Puesto que estamos de vacaciones, somos muchos los que tenemos la oportunidad de poder irnos de viaje a un lugar en el que, tal vez, no se hable nuestro idioma natal. Por suerte, sea el país que sea, casi siempre podemos recurrir al inglés ✌🏻️

Pero es en esas circunstancias en las que nos acordamos del colegio y de las benditas clases de inglés, cuando les agradecemos a nuestros profesores que nos hayan enseñado “the third conditional”, ese que nadie sabe cuándo utilizar, o ese vocabulario sobre los diez mil animales, pero que no nos hayan enseñado cosas esenciales como “papel higiénico” o “escoba” para cuando sea necesario en un hotel. Sinceramente: gracias colegio. Ahora soy capaz de pedir que me dieran un periódico con cualquiera de los siete sinónimos que me enseñasteis para así poder terminar de hacer mis necesidades 😒

Pero, ¿sabéis que otra cosa he aprendido al viajar al extranjero y tratar de sobrevivir con lo que sé? Que los nueve primeros capítulos de Harry Potter: La Piedra Filosofal en inglés que un día que llovía comencé a leer en la biblioteca del colegio me han enseñado más que nada, ya que ahí se habla del Quidditch y explica que se juega con escobas. Así que le agradezco más a J. K. Rowlling por su introducción al Quidditch que a mis doce profesores de inglés juntos que, al menos, me enseñaron vocabulario para trabajar en el zoo y los distintos condicionales, aunque se les olvidó eso de la función y tal…

Utilidades de la clase de inglés en la vida real 😜

Lo cierto es que recuerdo con mucho cariño cuando estuve en Alemania hace unos años y mi madre, que no sabe alemán ni inglés, me dijo que pidiese a la casera una escoba. Entonces yo, llena de confianza y orgullo por la tarea que me habían encomendado, me dirijo a su puerta, llamo, me abre y con una sonrisa me pregunta que qué quiero. Entonces yo empiezo, en inglés claro, “Verá, mi madre se preguntaba si nos podrían dejar una… Eeh…” Y entonces me di cuenta de que no tenía ni idea de cómo decir escoba en inglés, claro. Sabía decir castor o periódico de tres maneras distintas (por el momento; aún estaba en 5º de primaria y los profesores se dejaban algunos ases debajo de la manga para los siguientes cursos), pero ni idea de escoba. Así que sólo me quedaba una opción: mímica. Pero, claro, ahora me daba mucha vergüenza porque, como siempre, me había puesto a titubear y estaba muy cortada. Así que estaba de un torpe increíble, por lo que mi mímica fue un desastre; la mujer me trajo una bayeta, una fregona, una mopa… Hasta que recordé el bendito libro 🙏🏻: “¡Ya, ya me acuerdo! «A broom!» Plis”.

Así que, ya veis, la importancia del vocabulario y las palabras clave en inglés es… Muy importante, vaya 😅

Por lo tanto, amig@s, os recomiendo que antes de enzarzaros en un viaje al extranjero, una de dos, u os leáis los siete libros de Harry Potter en idioma original, es decir, en inglés, o echéis mano de un buen diccionario de bolsillo para no tener que veros en el aprieto de andar pidiendo papel higiénico mediante mímica 😂

Este ha sido un post un poco de bromeo y de experiencias 😄 No dudéis en compartir vuestras experiencias también. Dejadme en los comentarios qué lugares del mundo habéis visitado o vais a visitar, y cuál es el idioma más distinto al vuestro al que os habéis expuesto. Un besito muy grande, y a disfrutar del resto de las vacaciones 😘

Esenciales para viajar

Hola amig@s, soy consciente de haber estado ausente durante mucho (mucho) tiempo, pero lo cierto es que ni tenía ideas para los posts ni ganas porque se está muy a gusto de vacaciones y haciendo el vago, y levantándose a las mil, y… Eso, estar de vacaciones de verano habiendo aprobado todo 😀 Pero finalmente se me ocurrió una idea cuando tuve un problema: empezar a prepararme para irme de viaje. Eso abarca muchas cosas: equipaje, planificar las cosas a hacer, cosas a ver, qué comidas comer, qué lugares son un “must”, empezar a aprender los esenciales del idioma para sobrevivir (aunque ya habrá un post más extenso dedicado a este tema más adelante 😉)… En fin, ya sabéis, las cosas de los viajes.

Entonces, sabiendo que no soy la única que se va ahora de viaje, he decidido prepararos una mini-guía para daros una pequeña ayuda con las cosas que me han servido a mí en algunos de estos temitas 😊 (PD: esta guía no es, ni por asomo, sólo para adolescentes; son consejos prácticos para irse de viaje a gusto y de manera organizada para cualquiera: mayor, joven, chico, chica…)

123456

 

También tenéis en PDF la mini-guía: Guía con lo esencial para viajar
Bueno, pues esta es la guía que he querido haceros a base de mis consejos, experiencias y gustos. Si tenéis alguna duda o sugerencia, como siempre os invito, dejadla en los comentarios y no dudaré en contestar. Un besito muy grande 😘

Vive tus sueños

Hola amig@s,

seáis pre-adolescentes, adolescentes o pasada la adolescencia, este post va a todos. Aunque sobre todo va ir a aquellos más jóvenes de los jóvenes 😜

Sea cual sea vuestra edad, en algún momento estaréis, estáis o estuvisteis en la adolescencia. La adolescencia suele ser uno de los primeros momentos en los que nos preguntamos de verdad “¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿Qué he estado haciendo hasta ahora? ¿Estoy satisfecho con ello?”. Nos planteamos preguntas muy grandes e importantes para nuestro desarrollo. ¿Y sabéis lo que os digo?

Haced lo que queráis.

Hombre, si lo que queréis es ir por la calle en taparrabos, os recomiendo que os lo replanteéis… e ir a un psicólogo 😁

No, a lo que me refiero es que ahora mismo nos encontramos en la flor de la juventud. ¿Sabéis esas típicas frases de “lo tienes todo por delante”? Pues no sé si todo, pero desde luego, lo que sí tenemos es más energía que cuando tengamos cincuenta. Así que, aprovechad para hacer todas aquellas cosas que os interesan y os motivan. Hay gente cuyo deseo es aprender, por ejemplo, a tocar un instrumento. Pues aprende. Hoy lo tenemos todo al alcance de nuestra mano; ni siquiera necesitamos ir a clases, el mismísimo internet nos lo proporciona. Hay miles de páginas para aprender a tocar la flauta, el piano, la guitarra… O aprender un deporte. Lo que sea.

A otras personas les motivan proyectos más grandes. A lo mejor estar un tiempo en una zona dónde se necesita ayuda: en un refugio o algo por el estilo. Las actividades humanitarias, filantrópicas, básicamente. Pues si tus necesidades te lo permiten, no te cortes y ¡lánzate! Ahora o nunca, piénsalo así. Carpe diem, vive el momento. Claro, hay quienes no pueden levantarse una mañana y decir: “¡Pues mira, me parece me voy a coger el primer vuelo a Camboya y adiós muy buenas!” 💸 Entonces, ¿significa que sólo algunos pueden “vivir sus sueños”? Pues perdona que te diga, pero hay sueños y sueños. Pero si no, ponte pequeñas metas a corto plazo que hagan que, cuando las cumplas todas, logres una gran meta a largo plazo. Haces un plan de acción, empiezas a ahorrar, comienzas a aprender el idioma, la cultura, las tradiciones… Por supuesto, en el hipotético caso de que te vas a ir a otro país a cumplir tu sueño, como puede ser obras benéficas.

Pero no es necesario que nuestras metas sean esas. A lo que me refiero, es que no tenemos excusas para quejarnos de que no hacemos algo que “nos motiva”, pues de una manera u otra, podemos vivir nuestros sueños.

Por supuesto, para conseguir llevar a cabo lo que sea que queramos hacer, tendremos que dedicarle tiempo. Puede que el proceso sea aburrido, incluso estresante. Pero una vez conseguido, verás lo contento que te pone el resultado. Por ello, no temáis en dedicarle tiempo. Hay una frase en cuanto a esto mismo que me parece preciosa: Hacer lo que te apasiona, sea lo que sea, jamás es una pérdida de tiempo (Sylvia Salas, blogger y YouTuber: Dare to DIY).

Maneras para prepararte/organizarte: Apunta cuál es tu objetivo bien grande. Luego, planteate como deseas conseguirlo mediante metas más pequeñas: Metas a corto plazo. Y ponte ciertos tiempos límite. Llegará un momento en el que veas que ya no te quedan pequeñas metas, y entonces, habrás conseguido tu objetivo 😉

Algo así es lo que me he hecho yo en una lista para organizar mejor mis ideas, y de veras ayuda a que lo tengas todo en cuenta, te motives y logres tus objetivos.

Entonces, ¿te animas a vivir tus sueños? Yo me apunto. ¿Qué nuevo proyecto os gustaría llevar a cabo? Me haría muy feliz que los compartieseis conmigo. Para ello, yo os comparto mi sueño: me he propuesto correr una carrera que no he hecho nunca dentro de un año. Y para que no me fuese tan complicado, me he puesto pequeñas distancias que ir cumpliendo poco a poco, y así lograrlo completamente. 😳 ¿Cuál es el vuestro? Un beso muy grande, y vivid vuestros sueños 😉💕

PD: En cuanto pueda, subiré el cartelito de Abril, antes de que termine esta semana 😊🌼

¿Una despedida? ¿Una bienvenida?

Se acabó. Se fue. Y así de rápido, ha empezado. Sí amig@s, hablo del año; uno se marchó y el siguiente llegó. Han pasado segundos, y acabamos de cambiar un número 🎉

2016

Lo cierto es que este año puedo sentirme muy feliz de cómo han ido las cosas. En el ámbito personal puedo destacar el hecho de haber reforzado mi amistad con grandes amigos que hace un año no conocía de verdad. Además, he tenido la oportunidad de compartir viajes increíbles, no tanto por el lugar, si no por la compañía y las vivencias, con ellos y mi familia. Desde luego, me siento muy feliz en ese sentido 😊

Y en segundo lugar, en cuanto al blog, he conseguido (finalmente) comprometerme de verdad con él 😅 He escrito 15 posts este año. Y desde luego os lo tengo que agradecer a vosotros. Hemos alcanzado más de 1500 visitas, y en tan solo este año, casi mil. Y no únicamente visitas de mi país natal, España, sino de otros 30 países de cuatro continentes distintos.

Por ello, he de daros las gracias por todo lo que habéis hecho vosotros.

Por último, ¿qué me he propuesto para este año?

Pues en el ámbito personal, como siempre, mejorar como persona. Y, como no, ponerme más con el deporte 😅 Y luego, en cuanto al blog, al igual que el año pasado, mejorar mis posts para que sean más variados y a vuestro gusto. Y estar más al día. A ver si con la agenda que me han regalado logro organizarme 😄

Os deseo a todos lo mejor, y espero que también haya sido un año fantástico para vosotros. Que os propongáis buenas metas y las logréis con éxito 😘 Disfrutad de esta noche, de este día, y de este año, que sea muy bueno 💕

Bienvenido a Diciembrrrrr ❄️⛄️

Hola amig@s! ¡Ya ha llegado el frío de verdad!

Welcome december 2015.jpg

Por fin, quería poder usar con mucha utilidad mis botas, gorro, bufanda-manta, “onesies”… todas esas cosas calentitas para las que antes no hacía el frío suficiente 😀

¡Pero ahora sí!

Únicamente quería desearos un buen mes, y que os vayan bien las notas

Ya os contaré que cositas se me ocurren para este alucinante mes… 😁

Disfrutad de estos días de frío bien abrigaditos, no os pongási pachuchos y… Ya sabéis, esas cosas de madre 😜

Ya es Noviembre

Hola amig@s! Ya ha llegado el mes de noviembre 🙂

November 2015
Este mes me parece uno de los mejores, junto con Octubre (ya acabado), Diciembre y Enero, porque son los meses de otoño e invierno, los mejores. Claro, a mí porque me gusta el frío 😄 Pero como ya os dije, en esta estación se pueden hacer ¡montones de cosas!

La verdad, Septiembre y Octubre se me ha pasado volando, y para ser positivos, no quedan tantos meses del primer trimestre… Sólo uno y medio! 👻 Así que ya sabéis,

¡Ánimo y al toro! Disfrutad de este mes que viene por delante con todo su frío, lluvia, niebla y hojas secas 😘

Socializando

Hola amig@s! Esta semana está siendo movidita, eh? Jeje

Ayer dediqué mucho tiempo a mejorar mi blog, Twitter, posts, imágenes, etc… Y una de las cosas que vi que faltaba era: algunas redes sociales, como InstagramWeHeartIt y Bloglovin’.

Instagram

Follow my blog with Bloglovin

Aunque WeHeartIt es como Pinterest; sobre todo me va a servir para conseguir inspiración y, como no, perder MUCHO el tiempo 😛 Y en Bloglovin’ podéis ver exactamente lo que estoy publicando.

Para vuestra información, os dejo a continuación todas mis redes sociales aquí, pues así sabréis cuándo publico un nuevo post cuanto antes 🙂

Twitter, Pinterest, Google+InstagramWeHeartIt & Bloglovin’

Gracias por todo, ¡nos vemos pronto!

Esa época del año…🍃🍂🍁

Hola amig@s! Llevo muchísimo sin escribir, lo sé 😔 Me lo propongo y lo incumplo… Se me dan muy mal los compromisos… 😿

Pero, ¡me lo he re-propuesto! Aunque no creo que tenga muchos lectores regulares, los pocos se lo merecen 💪🏻

Bueno, amig@s, aunque hemos vuelto a las clases, al curro con el horario habitual (el laaaargo) y al frío… ¡No todo es malo! Sobre todo porque, a mí me encanta el frío 😅 Pero el otoño tiene su lado increíble y precioso. Bien, apreciad la siguiente imagen… (Quitando que no tiene muchos colores otoñales… 😥 Las referencias de dónde he comprado todo, ¡ahí abajo están!)

  
¿A quién no le gustan las mantitas calentitas [la mía es del Primark, y creo que no hay nada más suave 😍], las velas bonitas, esas tardes de ver pelis o series, de coger un libro y no soltarlo, de acurrucarte al churri (o a un peluche de brócoli en caso de soledad 😢 [en el Ikea los hay, para las desesperadas 😜]); esas tardes con los cascos y música bonita, para llorar [XO, de James Harden], los pijamas de pelis frikis calentitos [Harry Potter que no falte, por favor; del Primark también], las tazas de chocolate caliente [la mía es de Urban Home: “The Chocolate sweetness makes me feel good!”], los calcetines gorditos, los miles de cojines con los que hacer un fuerte [los dos de corazones, súper suaves y blanditos, y el de París, precioso, son del Primark]…?

Todas esas cosas que, en caso de no existir el frío, no habría… 

Claro, esto refiriéndose a cuando te quedas confinado en casa. ¿Pero qué hay de las tardes de otoño que sales a la calle con esos jerséis y cazadoras que llevas cinco meses sin ponerte, con tus preciosos botines, volver a poder conjuntar ropa preciosa, pisar hojas secas, saltar charcos, pasear bajo la lluvia del brazo del churri (o armando escándalo con tus colegas en caso de soledad 😢)…?

Todas estas son algunas de las increíbles cosas que se pueden hacer mientras hay otoño. ¿Sigues sin ideas de qué poder hacer esta época del año? No te preocupes, seguiré dando ideas de libros y pelis más adelante a lo largo de esta época. Y si se te ocurre alguna más, no dudes en comentar. Yo lo valoraré un montón 😉

Disfrutad de un precioso otoño lleno de hojas secas y muchos charcos 😋 Os deseo lo mejor a todos 😘💕